Un coche Euro 2 transformado en GLP no puede pasar a la etiqueta B o C…

Cetraa pide a la Administración la regulación de la reducción de emisiones mediante transformación y adaptación de vehículos.

Cetraa ha solicitado a la Administración Pública la actualización del distintivo medioambiental de los vehículos transformados y adaptados con retrofit, práctica basada en la conversión de vehículos de gasolina o diésel en híbridos o eléctricos, que consiste en la instalación de filtros más un informe que acredita la disminución de emisiones.

Desde la patronal de talleres reclaman que actualmente un vehículo Euro 2 o Euro 3, por ejemplo, que haya sido transformado a GLP (Gas Licuado del Petróleo) y adaptado con retrofit, no puede pasar a la etiqueta B o C, a pesar de que le podría corresponder en función de su nivel de emisiones.

De esta forma, Cetraa resalta la necesidad de dar una cobertura legal y seguridad jurídica a las transformaciones y adaptaciones de los vehículos afectados por las restricciones a la circulación de emisiones implantadas en ciudades como Madrid o Barcelona. Aseguran que esta medida -existente tanto para vehículos pesados como ligeros y que es reconocida por ayuntamientos y ministerios en otros países europeos- supondría un incentivo para la mejora de emisiones en los vehículos. Esta medida, entre otras, ya fue demandada por el Gremi de Talleres (Cetraa Barcelona), en sus alegaciones contra la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona.

A su vez, la patronal de talleres -que hace unos días anunciaba su alianza estratégica con Conepa, quien ha manifestado su apoyo a estas demandas y la intención de trabajar conjuntamente para resolverlas- considera que fomentar la trasparencia debería ser otro de los objetivos en este proyecto. Así, propone que el Ministerio de Industria publique una lista de los sistemas compatibles para instalar en vehículos con o sin distintivos, así como los laboratorios autorizados para emitir los informes de reducción de emisiones.

Asimismo, otra problemática de la que se hace eco Cetraa es la de la excepción o autorización que necesitan los talleres para circular con los automóviles de sus clientes y someterlos a la denominada ‘prueba dinámica’, cuyo objetivo es diagnosticar averías y/o comprobar las reparaciones. Esta prueba es necesaria para poder cumplir con la garantía legal que el taller debe dar al cliente sobre las operaciones realizadas.

Por último, Cetraa insiste en que el sector de la reparación debería formar parte de una mesa de trabajo junto con los ministerios de Industria y Medioambiente, cuyo objetivo es evaluar las distintas opciones de retrofit que existen actualmente en el mercado. Y es que son los talleres de mantenimiento y reparación los que van a instalar estos sistemas anticontaminantes y serán parte fundamental a la hora de estudiar su eficiencia así como su rentabilidad para el particular.

“En un entorno de economía circular, la Administración debe ser la primera en apostar por alargar la vida útil del vehículo. Un modelo de ‘usar y tirar’ no es la mejor solución de movilidad si lo que se persigue es la sostenibilidad medioambiental y socioeconómica”, ha declarado Xavier Freixes, responsable de la Comisión de Medioambiente de Cetraa.