Un coche que evita semáforos en rojo

fordEs uno de los últimos pasos en el camino de la conducción automatizada. Ford está probando en Reino Unido una tecnología que utiliza la información de los semáforos enviándola mediante un dispositivo electrónico a una unidad telemática instalada en los vehículos. Así, el coche ajusta su velocidad, dentro siempre de los límites permitidos, para encontrarse siempre los semáforos en verde.

Es una nueva tecnología que supondría un paso más en ese camino que llevan tiempo trazando los constructores en lo que han dado en llamar ‘internet de las cosas’.

Y no se trata sólo de mejorar el tráfico o de hacer más cómodos los trayectos, también de maximizar la eficiencia en el vehículo reduciendo al mismo tiempo el gasto de combustible. Imagínense ciudades como Barcelona o Madrid sin los tediosos atascos originados por los semáforos en rojo. Uno detrás de otro en muchos casos…

“Permitir a los conductores surfear por los semáforos en verde también equivale a tener un tráfico más fluido y a ofrecer reducciones significativas de emisiones de dióxido de carbono y consumo de combustible”, explica Christian Ress, supervisor de Tecnologías de Ayuda al Conductor del departamento de Ingeniería e Investigación de Ford.

La tecnología Green Light Optimal Speed Advisory, que así es como la han llamado, estará testándose en carreteras y circuitos cerrados durante los próximos dos años. En su desarrollo trabaja un equipo de 16 personas con una financiación pública por valor de 25 millones de euros.