Un reparador de Tudela se confina en su establecimiento para ayudar

Tal y como informa Diario de Navarra, Nurio Timoteo, el gerente del taller Vintage Car Paint de Tudela (Navarra), se confinó en su establecimiento para poder ofrecer gratuitamente desinfecciones por ozono de vehículos policiales y sanitarios. Con el tiempo decidió ampliar horizontes y ahora también atiende a personal sanitario y taxistas, y asimismo acude a residencias para hacer desinfecciones.

Nurio Timoteo está viviendo la cuarentena desde su taller de chapa y pintura de Tudela, Vintage Car Paint. En su afán por ayudar en esta dramática crisis del coronavirus que estamos viviendo, decidió confinarse solo en su establecimiento y preparar su máquina de desinfección de vehículos por ozono, que por cierto tenía sin estrenar, y ofrecer este servicio de forma gratuita a todas las fuerzas y cuerpos de seguridad que deseasen limpiar sus coches patrulla. Hasta el momento, según asegura, ha llevado a cabo más de 200 ciclos de ozono.

Decidió confinarse sólo por la seguridad de su familia: “Pensé que no podía exponer a mi mujer y mis dos hijos al riesgo de contagio que yo estaba asumiendo. Así que decidí confinarme en el taller”, explica el reparador en declaraciones para el Diario de Navarra. Y asegura que precisamente eso está siendo lo más difícil: “Te das cuenta de que estás lejos de la familia cuando más falta haces en el hogar”.

Timoteo atiende ahora a agentes de la Policía Local, Foral, Nacional y la Guardia Civil. Todos ellos acuden con sus vehículos de trabajo a realizar sus correspondientes desinfecciones. Pero no sólo: también a personal sanitario y taxistas, y asimismo se desplaza hasta residencias de las localidades Fitero y Cintruénigo para hacer desinfecciones.

Y es que tanta repercusión tuvo su gesto que llegado a un punto decidió contactar con la empresa Eurozon de Barakaldo para adquirir dos máquinas de ozono más profesionales y que le permitiesen llevar a cabo la labor sin entrar dentro del habitáculo del vehículos, reduciendo así el riesgo de contagio. Y así lo hizo, adquirió primero una y al poco tiempo la segunda, lo que le permitió ampliar horizontes: ya no sólo opera en su taller sino también en residencias de las localidades Fitero y Cintruénigo.

“Gracias a un amigo que tengo dentro de la Policía Nacional preparé un anuncio que colgué en la página de Facebook del taller anunciando este servicio gratuito. En ese momento no podía ni imaginar la repercusión que iba a tener esta iniciativa”, explica Timoteo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorRevisar el coche tras el confinamiento es fundamental
Artículo siguienteLiqui Moly reconoce la labor de su equipo

¡Suscríbete a nuestro newsletter!