Un siniestro total no siempre es un caso perdido…

“Siempre que la diferencia entre el valor del vehículo y el de la reparación no sea desorbitada”, el propietario del vehículo puede reclamar que se realice el arreglo y la aseguradora pagar… Eurosiniestro dice contar con muchas sentencias a su favor en estos casos.

La compañía experta en la gestión de reclamaciones frente a las aseguradoras, Eurosiniestro, pone un supuesto: Un asegurado tiene un vehículo desde hace unos años, que cuida y mantiene en perfecto estado, y que le hace un gran servicio. Un día le dan un golpe, resultando perjudicado. Salvo en los casos en los que el coche queda destrozado”.

Un factor importante es que el conductor es el perjudicado y como tal debe ser resarcido del daño que le han causado.

La intervención del convenio de autos

En estos casos entra en juego el convenio de autos para daños materiales (pincha aquí para saber más). En estos casos, la aseguradora del perjudicado perita el vehículo (no la del contrario causante del daño, como suele pensarse) “y, en muchas ocasiones, decide declararlo como siniestro total, ante la sorpresa y el descontento de su propio asegurado”, destacan.

Sin embargo como es su propia compañía la que está tomando la decisión, ésta se niega a defender los intereses de su cliente para que pueda reclamar al responsable civil del siniestro.

Siniestro total versus reparación

“El motivo de esta decisión es muy sencillo: a la aseguradora le sale mucho más barato”, siguen explicando: “En cuanto el importe de la reparación es ligeramente superior al valor que la compañía le otorga al vehículo (que suele estar por debajo del valor real de mercado que debe tomarse como referencia) lo declaran pérdida total, y abonan sólo una parte del valor del vehículo, ya que dejan los restos el manos del cliente para que los venda a un desguace y descuentan ese importe de su indemnización. Un negocio redondo. Sin embargo, si abonaran la reparación del vehículo, tendrían que pagar un importe bastante superior”.

Eurosiniestro asegura que con esta política se perjudica al asegurado, “que se queda sin su vehículo y con una indemnización con la que en la mayoría de los casos no puede comprar un vehículo similar”.

Es evidente que se trata de una situación que también perjudica a los talleres, ya que pierden la posibilidad de reparar el vehículo.

Tal y como destacan desde la compañía, “los juzgados se ponen de parte del asegurado”, siendo ya muchas las sentencias ganadas en casos como estos.

3 Comentarios

  1. Mi Clio 1.8 16v del 92, me dieronun golpe (no culpable yo) aleta derecha, capo, faro derecho y parachoques delantero, me dieron 1.800 euros, por siniestro y me quede el coche. Lo reparo mi chapista con piezas USADAS, por un precio aceptable (por cierto menos de los 1.800 euros). Pasa la ITV sin probelmas, perfecto, porque lo cuido y hago buen mantenimiento del vehiculo.

  2. Mi Peugeot 206 con 8 años fue siniestro total, siendo la aseguradora contraria la misma que la mia (Liniadirecta), yo aceptaba la perdida total, pero pidiendo la reclamación al conductor contrario me indemnizase a parte por la reparación de mantenimiento que habia hecho un mes antes y al negarme la cobertura juridica, reparé el coche y denuncié, llegando a cobrar la factura 1 año después.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir en Facebook

Compartir
Artículo anteriorMelett se acerca a sus clientes
Artículo siguienteSiete webs para encontrar manuales de reparación en castellano

¡Suscríbete a nuestro newsletter!