Una avería en un Tesla ‘costaba’ 16.000 dólares y se reparó por 700…

El conocido youtuber Rich Benoit, experto en reparación de automóviles, ha conseguido reparar con un coste de 700 dólares un Tesla Model 3, cuya reparación había sido presupuestada por 16.000 dólares por un centro oficial de la marca.

 

Imagina que eres el propietario de un Tesla Model 3 que ha chocado contra unos escombros que había en la carretera y acudes a un centro de servicio de la marca para que te den un presupuesto y reparen el vehículo. Y cuál es tu sorpresa cuando Tesla te dice que la reparación te va a costar casi 16.000 dólares, lo que equivale a 13.500 euros…

Esto es lo que le pasó a un propietario de un Tesla Model 3, al que le dijeron desde el centro que para arreglar el coche era necesario sustituir todo el sistema de batería a causa del daño sufrido tras golpearse los bajos contra unos escombros esparcidos por la carretera. Y que esa reparación le iba a costar la friolera de 16.000 dólares. Ante esta situación, el propietario del eléctrico se pone en contacto con su seguro, el cual se lava las manos y rechaza cubrir la operación, según recoge el portal de noticias estadounidense Daily Dot.

Ahí es cuando el propietario, por consejo de otro usuario de Tesla, contacta con Rich Benoit, experto en reparación de automóviles especialmente eléctricos y conocido youtuber. Y son este y su equipo de Electrified Garage los que, tras analizar la avería, observan que tan sólo se había dañado una pieza que conecta la batería a una línea de refrigeración, y que la reparación era más sencilla de lo que anunciaba Tesla. Así, utilizando una pieza de latón que se puede encontrar en cualquier tienda de bricolaje, logró reparar el vehículo reduciendo la factura a 700 dólares…

Según Daily Dot, el elevado presupuesto de Tesla revela un fenómeno que sucede con numerosos productos de alta tecnología, cuyas marcas imponen que el producto, en este caso un coche eléctrico, sea reparado solo por un taller o centro del propio fabricante, reduciendo las opciones del consumidor y cobrando precios muy altos.

Y es que, según la política oficial de la marca californiana, los vehículos reparados fuera del canal oficial no son aptos para recibir las actualizaciones, no se recogen en los talleres oficiales y no se les permite usar la red de Supercharger, entre otras cosas.

De hecho, los consumidores norteamericanos han puesto en marcha ‘el movimiento por el derecho a reparar’ (Right to Repair movement, por sus siglas en inglés), que defiende que los fabricantes deben permitir y aceptar las autorreparaciones o las efectuadas por terceros de los productos que los consumidores adquieren y lucha contra el monopolio de la reparación que existe en ciertas industrias y productos, como Apple, Nikon o John Deere, en Estados Unidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorRecambios del Olmo presenta un aplicación para el móvil
Artículo siguiente¿Qué está pasando en Granada?

¡Suscríbete a nuestro newsletter!