Una banda criminal usa un taller ilegal para delitos de estafa

Los detenidos adquirían los automóviles en estado de avería, concertando con una grúa de confianza el desplazamiento al taller ilegal y modificaban su kilometraje.

Bajo el marco de la Operación Titulari, iniciada durante el pasado mes de abril de 2018, la Guardia Civil de Teruel ha desarticulado una banda criminal -ocho personas detenidas y otra siendo investigada- como presunta autora de delitos de pertenencia a grupo criminal, estafa, blanqueo de capitales, usurpación de identidad y falsificación documental pública y privada, y delito contra la vida e integridad física relacionados con la seguridad vial. Las detenciones han tenido lugar en distintas localidades de Madrid y Andalucía.

Tal y como se hace eco el portal web La Nueva Crónica, los integrantes del grupo criminal adquirían los vehículos accidentados o averiados con el objetivo de manipularlos, alterarlos y ‘adecentarlos’ en un taller clandestino, situado en un polígono industrial de la localidad de Arganda del Rey (Madrid). Para posteriormente, revenderlos e incluso reducir su kilometraje, en muchas ocasiones -entre 80.000 a 150.000 km por vehículo-. Con ello conseguían quintuplicar el beneficio económico en el momento de la reventa.

Asimismo, la banda criminal extendía contratos privados de compra-venta falsificados a nombre de terceras personas, y mediante previo pago, intercambiaban el vehículo junto con su documentación, sin llegar nunca a notificar, ni regularizar el cambio de titularidad al organismo correspondiente, según informan.

Muchas personas perjudicadas…

Después de un año de investigaciones, los agentes de la Guardia Civil de Teruel detuvieron a la banda criminal y, además, realizaron varios registros: en una empresa dedicada a la automoción y una nave clandestina en la que se encontraron cuatro vehículos preparados para la reventa.

A su vez, los agentes hallaron documentación personal y de vehículos falsificada, un ordenador portátil con software preparado para la manipulación de los vehículos, kit hardware y cableado de diagnosis de vehículos de alta gama, dos centralitas del panel de control de una marca concreta de vehículos y varios discos duros, así como dos vehículos de alta gama que presentaban aparentes signos de manipulación técnica.

Durante el trascurso de las investigaciones, la Guardia Civil constató la manipulación de otros 25 turismos. Así, se conoció que muchas personas habían sido perjudicadas, totalmente desconocedoras de tales hechos, en diversas provincias como Madrid, Palencia, Valladolid, Valencia, Getafe, León, Zaragoza y Toledo.

Por el momento, el Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción nº 1 de Calamocha (Teruel) ha decretado prisión para uno de los integrantes del entramado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here