ZF: El excesivo esfuerzo de torsión puede deteriorar el amortiguador

ZF informa: La importancia del amortiguador en la seguridad del automóvil exige prestar mucha atención en su montaje para asegurar un funcionamiento acorde con las especificaciones del fabricante. El inadecuado esfuerzo de torsión, por ejemplo, puede acarrear un sensible deterioro del amortiguador y acabar incluso en rotura, con la consiguiente afectación negativa en el comportamiento del vehículo.
Posibles causas de la torsión y esfuerzo de flexión del amortiguador:

Error durante el montaje: se ha montado el amortiguador con excesiva torsión, por ejemplo por no haber prestado especial atención en la correcta posición de montaje.

Los puntos de fijación del amortiguador no están alineados. Las causas pueden ser: Excesiva torsión en la articulación/soporte de gomametal deteriorado. Geometría del eje mal ajustada. El vehículo ha sufrido algún golpe, o ha sido mal reparado tras un daño.


Montaje correcto de los amortiguadores durante el proceso de instalación:

Revisar si hay posibles daños causados por accidentes u otras averías en el vehículo.

Montar los amortiguadores con el vehículo elevado y fijar los tornillos con la mano (no apretar).

Bajar el vehículo, de manera que quede apoyado sobre las ruedas.

Apretar los tornillos con el par de apriete indicado por el fabricante del vehículo.

Se deben instalar los amortiguadores en la posición de montaje prescrita del vehículo y respetar siempre los pares de apriete indicados por el fabricante del vehículo. Un montaje incorrecto puede implicar la avería prematura de los amortiguadores, pudiendo llegar a provocar fugas de aceite, un menor rendimiento e incluso generar ruidos molestos. Dependiendo de las características del eje y su geometría, el vehículo tiene que ser medido y/o ajustado después del montaje de los amortiguadores. Tenga en cuenta las indicaciones del fabricante del vehículo.