ZF lanza su superordenador para vehículos

Con ZF ProAI RoboThink, la compañía asegura ofrecer la unidad de control con capacidad AI más potente en la industria automotriz.

ZF, especialista en tecnología de transmisión y chasis, ha utilizado la CES 2019 de Las Vegas como plataforma para presentar el último modelo de su superordenador para automóviles. Según el fabricante, la unidad de control central ZF ProAI RoboThink proporciona el mayor rendimiento de su tipo en el sector. Aseguran que los fabricantes de vehículos también pueden aprovechar la modularidad y la escalabilidad del sistema. Los cuatro modelos en la familia de productos ZF ProAI se pueden configurar a la perfección para cualquier aplicación: desde una función ADAS básica hasta automóviles automatizados, vehículos comerciales y aplicaciones industriales.

Además, aseguran que los clientes también pueden especificar la arquitectura del software, un verdadero salto tecnológico, especialmente para las aplicaciones de movilidad como servicio. A raíz del auge de los servicios, como la llamada de paseo, la empresa estrenó su propia pila de software para nuevos conceptos de movilidad en el CES. Esta pila, junto con el último ZF Pro AI y el conjunto completo de sensores de la compañía, representa un sistema totalmente integrado para vehículos sin conductor que pueden ser fácilmente adoptados por los nuevos jugadores en el campo de los servicios de la movilidad.

Nuevo Piloto Automático NVIDIA DR2

Dado que la producción en serie del nuevo producto de ZF comienza en los próximos 12 meses, desde la compañía aseguran que se trata de la única supercomputadora con capacidad de AI de grado automotriz que puede cumplir con la ambiciosa línea de tiempo de NVIDIA para el lanzamiento de su DRIVE AutoPilot desde el principio.

Asimismo, el CEO de ZF, Wolf-Henning Scheider, explicó: “Estamos aprovechando el hecho de que solo ZF ofrezca una supercomputadora que está lista para la producción en serie. Nuestra familia de productos abiertos, flexibles, modulares y escalables de ZF ProAI permite la configuración correcta de cualquier aplicación, para una variedad de industrias y en todos los niveles de conducción automatizada”.

“Estamos encantados con los resultados de nuestra colaboración con ZF. Su agilidad y experiencia en el sistema ha dado como resultado el desarrollo increíblemente rápido de la plataforma ProAI, que permite L2+ a través de vehículos ‘robotaxi’ L4/L5, aprovechando los procesadores DRIVE Xavier de NVIDIA y el software DRIVE”, comentó Rob Csongor, vicepresidente de Máquinas Autónomas de NVIDIA. “ZF ahora puede ofrecer a los fabricantes de automóviles soluciones avanzadas de conducción autónoma L2 + para la producción a partir de 2020 y la capacidad de escalar rápidamente a niveles más altos de autonomía”.

La familia de productos ZF ProAI

La última generación en esta familia de productos ZF ProAI viene con su propio procesador gráfico, ofrece un rendimiento de procesamiento total de más de 150 teraOPS (el equivalente a 150 mil millones de operaciones de cálculo por segundo) y se puede combinar de manera modular con un máximo de cuatro unidades, alcanzando un rendimiento total de 600 teraOPS.

“La exclusividad que presenta la ZF ProAI Robothink es su concepto de hardware modular y la arquitectura de software abierto. Nuestro objetivo es aportar la gama más amplia posible de funciones en el campo de la conducción autónoma”, explicó Torsten Gollewski, responsable de ZF Advanced Engineering y director general de ZF Zukunft Ventures GmbH.

ZF cuenta con cuatro modelos: el ZF ProAI Gen1, modelo básico económico que cumple con todas las normas NCAP 2022; el ZF ProAI Gen2, que tiene un potencial de procesamiento suficiente para permitir una conducción de nivel 2 parcial y altamente automatizada y una conducción de nivel 3; el ZF ProAI Gen3, que ofrece amplia modularidad y puede combinar varios chips hasta en tres placas de circuitos, además de que podría aportar la potencia de procesamiento suficiente para procesar en tiempo real los datos requeridos para conducción automatizada hasta nivel 4; y, por último, el ZF ProAI RoboThink, con su capacidad escalable y su procesador gráfico propio, solución idónea para aplicaciones de autoconducción a partir de nivel 4.

La familia de productos ZF ProAI ofrece una plataforma abierta para la integración personalizada de algoritmos de software, que abarca funciones convencionales así como algoritmos de AI. En este sentido, admiten distintos sistemas operativos comunes en el campo automotor, como AutoSAR, Adaptive AutoSAR o QNX, e incorporarán otras plataformas a medida que se desarrollen. El éxito de la asociación con NVIDIA continúa con el ZF ProAI RoboThink. Sin embargo, ZF también ofrece a los clientes la opción de equipar la tecnología con chips de otros fabricantes. Un claro ejemplo es la nueva asociación de ZF con Xilinx, líder en computación adaptable e inteligente. ZF está integrando la plataforma Multi-Processor System-on-Chip (MPSoC) de Xilinx para permitir la escalabilidad y flexibilidad requeridas para varios sensores y conjuntos de funciones de conducción autónoma, al mismo tiempo que proporciona baja latencia y alta eficiencia en cuanto a la aceleración de la computadora de inteligencia artificial.

Se acercan los ‘robotaxis’…

Los ‘robotaxis’ y los medios de transporte de mercancías o de pasajeros automatizados están acelerando a pasos agigantados el desarrollo de unidades de control centrales con mucha más potencia de procesamiento. Esto se debe a que los potentes ordenadores que se utilizan en aplicaciones de movilidad como servicio, no sólo gestionan los cálculos complejos del entorno a partir de la fusión de datos procedentes de cámaras, radares y LIDAR, sino que también integran datos del usuario a través de la nube, sistemas de pago y, sobre todo, la planificación e implementación óptimas del recorrido. Una serie de algoritmos complejos calculan estos datos según los requisitos de movilidad y transporte de personas y mercancías, y los pueden comparar en tiempo real con la situación de tránsito en el momento.

“La potencia de procesamiento de las unidades de control para ‘robotaxis’, y servicios de transporte autónomos de personas y mercancías será marcadamente superior con respecto a la de los automóviles de pasajeros automatizados”, aclara Torsten Gollewski. “La demanda de mayor potencia de procesamiento por parte de los proveedores de servicios de transporte de pasajeros ha surgido mucho antes de lo previsto. Hoy en día, el mercado de la conducción autónoma está en manos de proveedores de servicios de movilidad más que a cargo de fabricantes de vehículos tradicionales”.

Según el caso concreto, la familia ZF ProAI tiene una potencia de procesamiento que ofrece una plataforma ideal para la fusión de datos de los sensores en cámaras, LIDAR y sistemas de radares. El transporte de personas y de mercancías que ZF lanzará para su producción en serie este año en una fusión comercial con e.GO Mobile AG también utilizará ZF ProAI para las funciones de conducción automatizada y de interconexión. La tecnología también desempeñará un papel fundamental en la cooperación estratégica entre ZF y Baidu. Las dos empresas utilizarán la escalabilidad y la modularidad de la informática avanzada para desarrollar nuevas tecnologías de conducción autónoma en China con la intención de unirlas para la producción.