¿Cómo se evitan los riesgos de contagio en el coche?

Según Alvato Luxury Detailing, especialistas en tratamientos de limpieza y acondicionamiento integral de vehículos, para eliminar los riesgos de contagio en el vehículo, como el coronavirus, por ejemplo, se deberían realizar entre tres y cuatro limpiezas y desinfecciones anuales de los conductos del aire acondicionado o la calefacción.

En tiempos de coronavirus, toda precaución es poca, especialmente cuando se trata de la salud de las personas. Y es que, según Alvato Luxury Detailing, en los conductos de ventilación de los vehículos habitan hongos, moho, bacterias, ácaros y otros agentes nocivos para la salud. Asimismo, en el habitáculo, se pueden acumular agentes víricos debido a la falta de ventilación, entre otras razones.

Y es cuando se enciende la calefacción o el aire acondicionado el momento en el que se expulsan en el interior del habitáculo del coche alguno de estos agentes infecciosos, que provocan dificultades en problemas relacionados con las vías respiratorias. Así, cuando alguien porta un virus, como el Covid-19, la ausencia de ventilación hace del interior del vehículo un lugar donde ‘acampar’…

Por este motivo, el especialista en limpieza e higiene del automóvil aconseja limpiar y desinfectar los conductos del aire acondicionado o la calefacción de tres a cuatro veces al año, las mismas limpiezas que del habitáculo. Así, aseguran, “se reduce el impacto de la suciedad acumulada y se mantienen el proceso de esterilización de forma continua”.

Asimismo, en caso de no limpiarse regularmente los conductos, “al ir expulsando el aire frío o caliente”, explican, los agentes infecciosos -como ácaros o bacterias- “pueden quedarse retenidos en las tapicerías”. Adicionalmente, se sumarían a los ya existentes si no se ha realizado una limpieza y esterilización con ozono del habitáculo del coche. Esta desinfección evitaría, por ejemplo, “que alguien pudiera contraer coronavirus si alguien ya ha estado infectado como pasajero”, afirman.

Por su parte, existen los gérmenes responsables del mal olor, que se encuentran alojados en estos conductos, de modo que el uso continuado de la calefacción en invierno y el aire acondicionado en verano “impregnan la estancia del habitáculo de un desagradable olor”.

Por último, para que el recorrido del conducto esté limpio y libre de gérmenes, Alvato Luxury Detailing recomienda emplear espumas y geles desinfectantes que se introducen desde las salidas de ventilación y realizan un aspirado. Por otra parte, para el habitáculo, aconsejan el uso de unos generadores de ozono capaces de “purificar, limpiar y desinfectar el espacio interior por completo ya que tiene propiedades bactericidas, viricidas y desodorantes”, concluyen.

1 Comentario

  1. És correcto el comentario sobre desinfección por las entradas )saludas de aire pero en muchos casos hay un problema añadido que es la incrustación de las bacterias en las láminas del evaporador por lo que “si es posible ” debería limpiarse a través de los sensores de temperatura con chorro a baja presion de productos que ya hay en el mercado “derivados del amoniaco” con esto se logra la práctica desinfección,también hay vehículos que mantienen la circulación de aire cuando ya se ha parado el motor durante un tiempo, “unos minutos” con ello se logra secar el evaporador y a las bacterias les resulta más difícil multiplicarse “el mal olor son las bacterias”
    Es aconsejable hacer limpiezas periódicas para evitar la proliferación de bacterias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Compartir
Artículo anteriorEl director gerente de Liqui Moly renuncia a cobrar su sueldo
Artículo siguienteReynasa solidaria

¡Suscríbete a nuestro newsletter!