El gas natural como alternativa al vehículo eléctrico

Jornada ‘Futuro y viabilidad de los vehículos impulsados por gas natural’

texa patrocinado

Se postula como una tecnología ecológica, económica, viable y disponible en la actualidad para cumplir con los planes de descabonización del transporte, como una pieza clave en la transición tecnológica ordenada. El gas natural es una alternativa real, actual y disponible frente a los inconvenientes y barreras que a corto y medio plazo presenta la electrificación del parque.

Es la conclusión principal de la jornada ‘Futuro y viabilidad de los vehículos impulsados por gas natural’ organizado por Prensa Ibérica en colaboración con Gasnam y Neomotor. Y si son conocidas sus ventajas en una situación de urgencia medioambiental con normativas cada vez más exigentes en cuanto al nivel de emisiones, siendo el gas natural una tecnología viable y disponible en la actualidad, el gran interrogante es por qué no se promueve su implantación desde la Administración y por qué no hay una apuesta decidida por parte de las marcas como si la hay por los vehículos eléctricos... Los representantes de los Gobiernos Autonómicos de la Comunidad de Madrid, Valencia y Asturias, David Valle Rodríguez, Empar Martínez y Belarmina Díaz, respectivamente, como ponentes en el encuentro, han reconocido la necesidad de compromiso y fomento de esta tecnología por parte de la Administración.

“Hay una gran incertidumbre entre los usuarios a la hora de elegir qué tipo de vehículo  adquirir, como también hay poco conocimiento sobre el gas natural que tantas ventajas aporta al medio ambiente, al ciudadano y al usuario. Nos queda mucho por hacer”, reconocía Berlamina Díaz Aguado, directora general de Minería y Energía del Gobierno de Asturias.

“El vehículo eléctrico está muy bien, pero llegará a tener una representatividad e importante en el parque a medio plazo”, seguía Empar Martínez, directora  general de Industria Energía y Minas de la Generalitat Valenciana: “en cambio, el gas natural se postula como un elemento clave y actualmente disponible para llevar a cabo una transición energética ordenada ahora. No hay que descartar ninguna tecnología, ni apoyar una por encima de la otra, lo ideal es diversificar y moldear la transición hacia un nuevo modelo de movilidad”.

“El futuro es eléctrico, pero no sólo. Necesitamos más opciones y que, además, sean actuales, es donde el gas natural entra en juego”, continuaba David Valle Rodríguez,  director general de Industria Energía y Minas de la Comunidad de Madrid: “pero necesitamos mejorar la infraestructura, y, sobre todo, realizar una promoción importante para favorecer el uso de esta tecnología, dar garantías jurídicas no sólo nacionalmente, también en armonía con el resto de la Unión Europea, y así desde el Gobierno transmitir certidumbre al mercado dando ejemplo incorporando este tipo de motorización en el transporte público o en sus flotas de vehículos”.

“El gas natural es la única alternativa viable como combustible no fósil par los motores de combustión, que además se está desarrollando en España”, apuntaba en el turno de preguntas Mikel Palomera director general de SEAT España.

En la misma línea se expresaron los ponentes de la segunda mesa de debate incidiendo en la importancia del gas natural como entrada del gas natural renovable en la movilidad y en su papel para reducir considerablemente las emisiones locales “las que más afectan a los ciudadanos” expresaba Antonio Calvo responsable de Movilidad Sostenible de SEAT. “Se necesita más capacidad de inversión, apoyo por parte de la Administración, los fabricantes de vehículos apostarán más por el gas natural y el mercado responderá en consecuencia: debemos ser capaces de ofrecer al usuario un servicio  como el que tienen en las gasolineras actuales”, sostenía Miguel Mayratam director  de Diversificación de Negocio de Redexis.  El debate sobre las posibilidades  y oportunidad de negocio en torno al biomenato dio paso a la intervención de Raül Blanco, secretario general de Industria y de la Pequeña y Media Empresa, que incidió sobre el papel y la responsabilidad de la Administración para trasladar certidumbre al mercado y a una industria que tanto peso tiene en la economía española, y para ello, aseguró, se necesita un gobierno estable y planes a largo plazo.